Follow by Email

El poder abasí llegó a su apogeo. Harún (Aaron el Justo, Califa de Bagdad en el 786 dC.) atacó repetidamente Asia Menor, pero siempre, al parecer, en respuesta de alguna agresión del Imperio Bizantino. Después de una de éstas agresiones, Harún escribió una famosa y breve réplica al emperador bizantino: “He recibido tu carta hijo de un infiel, y no oirás mi respuesta, la verás”. (El Cercano Oriente, Isaac Asimov).


sábado, marzo 16, 2013

Historias curiosas

Eliano, Claudio. Historias curiosas. Traducción e introducción por Juan Manuel Cortés Capete. Editorial Gredos. Madrid, 2006.

Claudio Eliano (Praeneste, circa 175- Roma 235 dC). Sofista e historiador romano que vivió en pleno apogeo del Imperio, durante la dinastía de los Severos. Se desconocen las principales peripecias vitales de Eliano, ya que buena parte de sus obras se han perdido y son mencionadas tan sólo por cuenta de terceros. De la época del escritor se puede destacar la  gran turbación religiosa que azotó el Imperio, cuando los cultos orientales, entre ellos el Cristianismo, venían ganando terreno a las grandes religiones politeístas. Sustituidos los viejos Dioses Olímpicos por el culto al Emperador, el ateísmo se extendió sobre todo entre las filas de éstos últimos, siendo los retóricos los principales propagadores de ésta doctrina.  Entre las pocas obras que desafiaron el paso de los siglos se hallan Historia de los animales e Historias curiosas.

Ésta última pertenece al llamado género de la miscelánea histórica, término que hoy en día sugiere poco rigor histórico y no despierta grandes pasiones. Durante la vida de Claudio Eliano sin embargo, sus connotaciones eran bien distintas, pues  supuso el sumun del refinamiento cultural.

Aunque surgidos en una época remota,  esta categoría literaria[1] experimentó un fuerte impulso gracias al Segundo Sofismo, movimiento intelectual cuya intencionalidad era recuperar el mundo de los retóricos clásicos. 

Según Cortés Capete, cuatro fueron las finalidades de éste tipo de obras:

-Ensalzar la identidad política griega; sobre todo en las zonas orientales del Imperio y de la mano de aquél pueblo que sintiéndose superior al conquistador, se veía frustrado ante su dominación[2]

-Conocer el pasado histórico de la Hélade con mayor minuciosidad.

-Recuperar el lenguaje ático del siglo V aC, que fuera el vehicular del Siglo de Oro ateniense. Pomposo, artificial y desconocido para la mayoría de la población, quedaba por lo tanto restringido para un público muy selecto, personas con un alto nivel de instrucción: filósofos, oradores y frecuentemente distinguidos funcionarios del Estado. La plebe era incapaz de entender cualquiera de los renglones de éste tipo de libros.

-Y por último, el didáctico-retórico del mismo[3]. El de servir como un ejercicio previo al discurso. Los sofistas lo memorizaban durante sus largas erudiciones, de manera que la vida de los hombres que en ellos se narra, les sirviera a posteriori en su discurso para argumentar lo propio y refutar lo ajeno.

Los personajes que aparecen en Historias curiosas son los grandes hombres de la Antigüedad: políticos, tiranos, militares y filósofos griegos. Pero también hay lugar para detallar los usos y las costumbres de otros pueblos circundantes del Mediterráneo, tales como los egipcios, los medo-persas o los escitas. Un objeto ulterior de sus comentarios, lo forman las bestias, de las que detalla una conducta que hoy suena a delirium tremens, pero que en la época se tomaban por datos verídicos. 

A continuación una breve muestra de los episodios del libro. En el primero y atendiendo a la actualidad política, se constata, como la corrupción de los gobernantes está bien enraizada en nuestra historia y condición humana:

Lib. X. 17. Critias afirma que Temístocles, el hijo de Neocles, antes de empezar su actividad política, poseía como patrimonio tres talentos. Pero cuando, tras haber estado al frente de los asuntos públicos, marchó al exilio y sus propiedades fueron confiscadas, se descubrió que tenía un patrimonio superior a cien talentos. De la misma manera Cleón, antes de dedicarse a la política, no tenía ninguna propiedad libre de hipoteca, pero después dejó un patrimonio de cincuenta talentos.

El segundo es una pequeña lección atribuida a Aristóteles para su discípulo Alejandro[4]; que servirá para ejemplificar como los sofistas  incorporaban éstos relatos en sus alegatos cuando les era oportuno, cuál parábolas en el Nuevo Testamento.

Lib.XII. 54. Aristóteles, con la intención de calmar al irascible Alejandro y de poner fin al enojo que contra todos mostraba, así lo escribió: “La cólera y la ira no deben dirigirse contra los inferiores sino contra los superiores; y no hay nadie que se te pueda comparar”. Aristóteles se convirtió en el socorro de muchos al dar a Alejandro los consejos necesarios. Y entre otras cosas también consiguió que reconstruyera su patria, que Filipo había destruido.


[1] Denominada “diálogos históricos” por el propio Eliano.
[2]  Eliano, un verdadero patriota romano, no osa igualar a sendos pueblos en ningún momento, sabiendo cuáles son las proezas y virtudes de cada cual.
[3] Progymnásmata.
[4] El célebre conquistador macedonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario