Follow by Email

El poder abasí llegó a su apogeo. Harún (Aaron el Justo, Califa de Bagdad en el 786 dC.) atacó repetidamente Asia Menor, pero siempre, al parecer, en respuesta de alguna agresión del Imperio Bizantino. Después de una de éstas agresiones, Harún escribió una famosa y breve réplica al emperador bizantino: “He recibido tu carta hijo de un infiel, y no oirás mi respuesta, la verás”. (El Cercano Oriente, Isaac Asimov).


jueves, febrero 14, 2013

Breviario de campaña electoral (Commentariolum petitionis)

Cicerón, Q. T. Breviario de campaña electoral (Commentariolum petitionis). Trad. Alejandra de Riquer. Quaderns Crema. Barcelona, 1993.


Quinto Tulio Cicerón (Arpinum 102-Roma 43 aC). Hermano del gran orador y jurista romano Marco Tulio Cicerón. Ejerció la magistratura de legado para Julio César durante su campaña en las Galias (53-52 aC) y bajo órdenes fraternas en Cilicia (51 aC). Durante la Guerra Civil se posicionó a favor del bando pompeyano, pero la política de amnistías propiciada por César así como la pretérita amistad habida entre ambos le salvó de su ejecución. No tuvo la misma suerte durante el Segundo Triunvirato (43 aC) cuando Marco Antonio puso precio a su cabeza. Habiendo sido atrapado y sentenciado uno de sus hijos, Quinto Tulio se entregó a las autoridades tratando de conmutar la condena con su vida. Petición que fue desatendida, acabando padre e hijo en el patíbulo. Escribió cuatro tragedias en griego y un poema sobre la guerra gálica aunque todo ello se ha perdido. La mayor parte de su correspondencia tampoco se conserva pero ha sobrevivido al paso del tiempo una epístola dirigida a su hermano menor Cicerón llamada Commentariolum petitionis. Se trata de un manifiesto electoral dónde se vierten una serie de consejos para obtener el triunfo en la campaña consular, siendo todos los aspectos transmutables y tan válidos para el mundo de hoy como lo fueron hace dos mil años.

I-Encomienda a su hermano a granjearse el apoyo de la juventud para culminar con éxito su carrera política hacía el Consulado;  al tiempo que le exhorta a no olvidar su condición de homus novus o advenedizo de la clase ecuestre romana;  realidad por la que sus adversarios políticos van a menospreciarle ad eternum.

II-Le recuerda cómo sus rivales, la gente de alcurnia, es por definición tan corrupta como Catilina[1], porque llevan tantos siglos a cargo del Senado y del ejercicio del poder que lo consideran como propio.

III-Sólo su valía le mantendrá alejado de los vicios de la nobleza. La oratoria y el estudio serán las armas fundamentales para vencerlos a todos.
IV-Sus aspiraciones políticas serán siempre vistas con recelo por los que ya gobiernan, poniéndole todas las trabas inimaginables para impedir que las alcance.
V-Para la consecución de la candidatura pública debe de ganarse el favor popular, el de la plebe, sobre todo el de aquellos líderes de la gens[2].

VI-Sus votantes son de tres tipos: los beneficiados (por su proyecto político), los expectantes (aquellos que esperan obtener prebendas a largo plazo) y los incondicionales (que seguirán con ciego fervor a su persona sin pedir nada a cambio). 

VII-El período electoral da paso a encuentros que otrora serían difíciles de suceder. Hecho demostrado que hoy en día aludimos con la expresión “la política hace extraños compañeros de cama”. Únicamente aquellos que gozan de fama excelsa, como Pompeyo o César, obtienen el voto de la multitud; el resto de mortales debe de negociar con las diversas facciones para granjearse un sostén amplio.

VIII-Agasajar la vanidad de senadores, caballeros, patriarcas de la plebe y provincianos llamándoles por su nombre pero sin extasiarse en su empeño, so pena de parecer un vulgar nomenclátor[3].

IX-Mostrarse públicamente y de forma habitual por el Campo de Marte y en el Foro de la ciudad. Presionar para que seguidores suyos frecuenten éstos lugares de día y de noche.

X-Sus opositores serán de tres tipos: los perjudicados (por sus medidas), los que recelan sin motivo aparente y los que son partidarios de los adversarios políticos (algunos de los individuos de éstos dos últimos grupos serán susceptibles de cambiar de bando mediante concesiones).

XI-Adular al pueblo, exagerar sus esfuerzos y dilapidar el patrimonio en su regocijo es indispensable para ganar su voluntad.

XII-Jamás debe de negarse a nada; tan sólo prometer, porque la promesa es intemporal y perenne.

XIII-Le pone como ejemplo a emular la campaña victoriosa de Pompeyo en las elecciones a Cónsul del año 75 aC, en dónde hizo de la promesa su caballo de batalla. Debe además de difamar al rival cuando haya oportunidad de hacerlo pero sólo si dichas acusaciones sean verosímiles. Sobre todo en casos de soborno o violencia.

XIV-No olvidar el escenario dónde se desarrolla su campaña. En Roma convergen la traición, el engaño, la arrogancia, la obstinación, la envidia y el odio. Sólo la prudencia le mantendrá alejado de éstos gravísimos vicios humanos, que no cesarán de cortejarle.



[1] Senador romano de carácter depravado que dio un golpe de Estado fallido en el año 63 aC.
[2] Tribus, sistemas familiares y clientelares en los que se organizaba el pueblo. El apoyo de uno de éstos patriarcas era vital, porque su decisión se imponía a sus subordinados.
[3] Esclavo cuya función era recordar el nombre de los clientes a sus patronos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario