Follow by Email

El poder abasí llegó a su apogeo. Harún (Aaron el Justo, Califa de Bagdad en el 786 dC.) atacó repetidamente Asia Menor, pero siempre, al parecer, en respuesta de alguna agresión del Imperio Bizantino. Después de una de éstas agresiones, Harún escribió una famosa y breve réplica al emperador bizantino: “He recibido tu carta hijo de un infiel, y no oirás mi respuesta, la verás”. (El Cercano Oriente, Isaac Asimov).


domingo, enero 13, 2013

El niño del pijama de rayas



Boyne, John. The boy in Stripped Pyjamas. Black Swan. London, 2007.

 

John Boyne (Irlanda, 1971). Novelista profesional, se graduó en Literatura inglesa por el Trinity College de Dublín y en Escritura creativa por la Universidad de East Anglia, en Norwich. Ha publicado hasta ahora ocho novelas para adultos, de las cuales destacan The Thief of Time (2000), Mutiny on the Bounty (2008) o The Absolutist (2011); y tres más para jóvenes, entre las que se encuentra The boy in Stripped Pyjama (2006). Traducida hasta 55 idiomas, esta última ha vendido más de cinco millones de copias por todo el mundo y ostenta además,  el honor de haberse mantenido número uno en ventas en Irlanda durante más de 80 semanas. En España fue el libro con mayor tirada durante los años 2007-08. 

El gran mérito de John Boyne consiste en ofrecer un enfoque hasta ahora inédito en el amplio espectro de historias y narraciones sobre los campos de concentración del III Reich. La visión de éste terrorífico episodio del pasado siglo XX, dónde perecieron más de 6 millones de personas, a través de los cándidos ojos de un niño de 9 años. Los de Bruno, hijo del Comandante de Auschwitz. 

Apenado por tener que abandonar su Berlín natal, el niño se traslada junto a su familia al famoso campo de exterminio cumpliendo así los designios del Fürher y los deseos más elevados de su progenitor, que se encuentra en el punto álgido de su carrera. Una vez allí, el infortunio le depara una realidad más trágica de lo esperado, al comprobar que se encuentra sumergido en un mundo de uniformes  y de adultos en el cuál no tiene cabida. Sin embargo, pronto  le llaman la atención un fenómeno: “los labriegos”. Aquellas pintorescas personas que observa desde el ático y que de vez en cuando asoman por su hogar. Siempre enfaenados, con miradas vacías y de aspecto famélico, todos visten aquél inconfundible pijama de rayas. Travieso como cualquier niño de su edad,  se decide una mañana a explorar aquél misterioso lugar de dónde provienen personajes y al que inocentemente denomina “La Granja”.  Cuando llega a su destino observa atónito como una verja  le corta el paso; pero se percata al mismo tiempo de que no está solo. Al otro lado del muro, aguarda sentado un pequeño niño que responderá al nombre de Shmuel y con el que trabará una honda e inseparable amistad.

Sin interés por desentrañar el libro, añadir, que es absolutamente recomendable leerlo en su idioma original, porque el autor hace un juego de palabras que dota de mayor verosimilitud al relato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario